Nuestros voluntarios de Levante pasan estos días rehabilitando una escuela en Senegal.

Ni playa, ni montaña. 23 jóvenes voluntarios del Área Territorial de Levante, de Cooperación Internacional ONG  dedican estos días de vacaciones a habilitar un espacio de la localidad senegalesa de Bignona para que los niños puedan ir al colegio.
El campo de trabajo tiene una duración de un mes, hasta el 22 de julio, en dos turnos de 15 días, cubierto por dos grupos de voluntarios, de la Comunidad Valenciana y de Murcia, entre los que hay universitarios y jóvenes profesionales. Y consta de dos actividades: un campo de trabajo, con la reconstrucción de una escuela: l’École René Coly de Bignona: aulas, baños y fosa séptica, y un voluntariado social: la escuela de verano, con clases de español, Inglés, juegos y deportes para los niños de la escuela. Bignona es uno de los 45 departamentos de Senegal. Forma parte de la región de Ziguinchor y su población es de 29.000 personas.

“Todo es novedad. Estamos muy impresionados por la acogida que estamos teniendo. En Bignona fuimos recibidos como ninguno nos imaginábamos… con mucha alegría y agradecimiento. Nos agasajaron con bailes y palabras de bienvenida. Estabamos abrumados con tanto reconocimiento, fue muy emocionante”, cuentan los voluntarios en su página de Facebook.
La idea del Project à Sénégal surgió hace dos años, cuando Jesús de la Llave, uno de nuestros voluntarios del Área de Levante, estuvo en Bignona con otros jóvenes valencianos llevando a cabo un proyecto de asistencia odontológica y pedagógica. Allí conocimos a Père Sambou Médard, párroco del pueblo. Vimos el estado en el que se encontraba una antigua escuela y nos comprometimos a volver más adelante con un pequeño proyecto de reconstrucción, para poder así abrir la escuela Primaria de este pequeño pueblo de Senegal.
“Esta mañana hemos comenzado el trabajo en la reconstrucción de la escuela junto con los vecinos de la zona –siguen contando en Facebook-. El trabajo avanza favorablemente y bastante rápido aunque se ha hecho de notar la falta de herramientas. Estamos trabajando codo con codo con los vecinos de Bignona. Hemos estado seis horas derribando muros, rascando pared, recogiendo escombros, haciendo una zanja para los cimientos y preparando la fosa séptica”. Y ahora, cuentan que ya han empezado también la escuela de verano con los niños, haciendo juegos e impartiendo clases de español.

El objetivo del proyecto es despertar en los voluntarios un verdadero espíritu de solidaridad, al entrar en contacto con las necesidades de África occidental y promover una mejora en la situación educacional de una población de escasos recursos materiales.

Comments(0)

Leave a Comment